domingo, agosto 14, 2022

España busca atajar la inflación con nuevo impuesto a la banca

De obligada lectura

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, anunció más gasto público y nuevos impuestos a bancos y empresas energéticas, en un viraje hacia la izquierda a poco más de un año de las elecciones generales en España.

(Le podría interesar: España incrementará la edad de jubilación a partir del 2023)

«Este gobierno no va a tolerar que haya empresas que se aprovechen de la crisis para amasar riquezas», garantizó el presidente del gobierno, el socialista Pedro Sánchez, al detallar ante el Congreso de los Diputados una serie de medidas para proteger el poder de compra de los españoles socavado por los elevados precios.

(Le podría interesar: España: así podrá trabajar de manera legal en el país como extranjero)

if (typeof gamObject !== «undefined») {
gamObject.display(«gpt-slot-9343»,
«inread»,
«inread»,
«inread»
);
}

Así, el ejecutivo va «a poner en marcha un impuesto sobre los beneficios extraordinarios de las grandes empresas energéticas» que le permitirá al Estado recaudar unos «2.000 millones de euros (USD 2.009 millones) al año» en 2023  y 2024, precisó Sánchez.

Este impuesto excepcional, destinado a mitigar el impacto en las finanzas públicas españolas de la crisis económica, había sido avanzado en junio por Sánchez, pero sin en ese momento detallar ni monto ni duración de la medida fiscal.

Además, se impondrá un impuesto temporal «a las grandes entidades financieras, que ya se están empezando a beneficiar de las alzas de los tipos de interés», con una duración de dos años y que permitirá «recaudar 1.500 millones de euros (USD 1.507 millones) al año», dijo Sánchez.

Varios otros países europeos anunciaron en los últimos meses gravámenes excepcionales sobre los beneficios empresariales derivados de la inflación, en particular de los grupos energéticos, que registraron beneficios muy elevados el año pasado.

Por ejemplo, Reino Unido instauró un impuesto excepcional del 25 % sobre los beneficios de los gigantes energéticos, para ayudar a los hogares más desfavorecidos.

Italia, de su lado, decidió gravar con un 25 % adicional los beneficios de las grandes
empresas del sector energético.

La guerra nos obligará a impulsar la independencia energética, las renovables, el autoconsumo y el ahorro de energía. Habrá que promover acciones como fomentar el teletrabajo o el transporte público. Actos con los que defender nuestros valores y modo de vida cuando son atacados. pic.twitter.com/dumYt93uIg

— Pedro Sánchez (@sanchezcastejon) July 12, 2022

Con los anuncios, el presidente español busca afrontar una crisis económica en auge y la inflación disparada al 10,2 por ciento en junio, el nivel más alto desde 1985.

Madrid, de hecho, ya ha adoptado desde el año pasado numerosas medidas para intentar contener la inflación. Entre ellas figuran ayudas al combustible, reducción del IVA a la electricidad o un alza de las pensiones.

«Desde que empezaron a subir los precios en septiembre del año pasado, España ha movilizado cerca de 30.000 millones de euros (USD 30.150 millones)» para apoyar a
empresas y sus consumidores, «es decir, un 2,3 % de nuestro Producto Interior Bruto», afirmó Sánchez.

Sánchez reiteró que el impuesto a las entidades financieras será temporal y pidió a las grandes empresas que demuestren su responsabilidad social, revirtiendo sus beneficios extraordinarios en los consumidores, al igual que el Gobierno destina el incremento de ingresos tributarios a ayudas para paliar el impacto de la guerra en Ucrania.

Y por el lado del gasto social, el presidente anunció que habrá gratuidad en bonos para trenes de la empresa estatal Renfe desde septiembre hasta final de año y una ayuda complementaria de cien euros mensuales para un millón de estudiantes mayores de 16 años que ya disfrutan de una beca.

Esto sumado a medidas de ahorro energético, empezando por edificios públicos, y de fomento del teletrabajo en España.

Críticas a la medida

Las medidas económicas dirigidas “a las clases medias trabajadoras” eran reclamadas desde hace tiempo por el socio de gobierno, el partido de extrema izquierda Podemos, y temidas por las empresas concernidas, que ya forzaron a frenar unas similares en otoño.

La oposición, por su parte, las tachó de “populistas” y de una “campaña publicitaria” del Gobierno Sánchez.

Este gobierno no va a tolerar que haya empresas que se aprovechen de la crisis

FACEBOOK

TWITTER

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Último artículo