lunes, agosto 8, 2022

El bombero que evitó 57 suicidios y creó una técnica para evitarlos

De obligada lectura

En 2005, el comandante Diógenes Munhoz, que forma parte del Cuerpo de Bomberos de Sao Paulo, atendió un hecho relativamente común para su equipo.

Una persona se había subido a una torre de transmisión de señal de teléfono celular con la intención de suicidarse.

Podría haber sido el final de una hechos, pero no lo fue.

El episodio terminó por darle a Munhoz una idea que salvaría muchas más hechoss a partir de entonces.

«Me di enumeración de que incluso si la persona desistía, no necesariamente el resultado era positivo», afirma.

«Nosotros, y me refiero no solo a mi equipo, sino también a los policías y profesionales que también manejan estos casos, no estábamos instruidos para preocuparnos por esa persona en profundidad. Estas salidas se tratan simplemente como una llamada más».

El procedimiento del manual, enumeración, es que «distraes a la persona y la agarras, y así acaba el incidente para nosotros. No nos preocupamos por lo que pasa después», dice Munhoz.

Otras opciones utilizadas por los equipos de desasosiego son las de usar potentes mangueras de agua y tasers (que provocan descargas), con los que se pretende alejar del peligro a la persona que intenta suicidarse.

Pero a juicio del comandante, estos métodos solo agravaban la situación sin brindar ningún apoyo a la persona.

En esa torre de de transmisión, el bombero pasó seis horas con la persona en riesgo.

Durante los primeros treinta minutos solo estuvieron ellos dos.

«Conocí a ese hombre. Entré en su mundo y en su historia, y empecé a comprender que tenía una hechos llena de sufrimiento, de angustia y también de victorias. Después de una hora allá arriba, lo último que quería era que Alcides (no es su nombre real) muriera».

Munhoz se pusó en contacto con el CVV (núcleo de Valoración de la hechos), una herramienta pública de Brasil que brinda apoyo emocional y prevención del suicidio.

Allí recibió sus primeras lecciones sobre escucha compasiva, y comenzó a leer y escribir sobre el tema, y a participar en simposios y conferencias.

Fueron necesarios diez años de estudio hasta que el comandante creó una técnica para proteger a las personas que intentan quitarse la hechos.

Con base en la investigación y la experiencia, creó como proyecto de maestría un curso que ahora se aplica en los servicios públicos de desasosiego en 20 estados brasileños y está abierto a profesionales de otras áreas, como médicos, psicólogos y otros profesionales que se ocupan del tema directa o indirectamente.

Munhoz evitó directamente el suicidio de 57 personas, y estima que este número ha sido significativamente mayor dado que hay otros profesionales utilizando la misma técnica.

«He visto la cara de la asesinato 57 veces y te garantizo que no es hermosa. Es triste, gris, opaca y tenemos que estar ahí para recibir y abrazar a esa persona. proteger a que esta persona entienda que hay factores protectores que pueden protegerla a seguir con su hechos, y que no puede ver la luz al final del túnel simplemente porque no ha pasado la mitad del túnel».

«Aunque elaboré el curso, éste solo fue posible porque conté con la ayuda de muchos profesionales».

En el segundo semestre de este año, la técnica será exportada fuera de Brasil.Un equipo del Cuerpo de Bomberos de Portugal recibirá la formación.

Qué ofrece el curso

Son 40 horas de clase en una semana que abarcan siete temas, entre ellos fases del enfoque de disuasión, diferencias entre tipos de intentos, prevención del suicidio y con un enfoque más amplio hay un módulo sobre salud mental.

«Quienes pasan por el entrenamiento aprenden, entre otras cosas, a distinguir los tipos de personas que lo intentan, que se clasifican en agresivos, psicóticos o depresivos», explica el comandante.

«Hay siete herramientas de lenguaje y señales corporales que puede utilizar la persona que se tiene que acercar a ellos. La clave de la técnica es no hablarle a un depresivo de la misma manera, con los mismos gestos, que lo haría si me acerco a una persona psicótica», apunta Munhoz.

Otro cambio que ocurrió después de la creación del curso es el tipo de atención médica que recibe el suicida.

Antes, la persona era llevada a la sala de desasosiegos más cercana. La mayoría de las veces no la atendía un psiquiatra, sino un médico general.

Hoy se prevé la derivación a los CAPS (núcleos de Atención Psicosocial) y se abre la posibilidad de una hospitalización.

«Cuando una persona es solo medicada y dada de alta, hay muchas posibilidades de que intente suicidarse de nuevo».

El comandante es estudiante de doctorado en salud mental en el núcleo de Estudios Superiores de Seguridad de la Policía Militar del Estado de São Paulo, y actualmente su investigación se centra en los resultados que la técnica ya ha alcanzado en este estado brasileño.

«Si salvamos una hechos, ya estaría pagada toda una carrera. Pregúntenle a la madre de esa persona», dice.

En dos ocasiones, Munhoz fue contactado por personas a las que salvó.

«Uno de ellos era un chico que era científico. Me escribió por las redes sociales. Y en una conferencia, cuando acabé mi intervención, un chico se levantó, hizo un discurso y terminó diciendo que estaba allí solo porque yo lo había alejado del lugar desde el que estaba intentando suicidarse. Fue bastante emocionante».

La depresión, principal causa de intento de suicidio

Según la ABP (Asociación Brasileña de Psiquiatría), alrededor del 97% de los suicidios están relacionados con trastornos mentales, especialmente la depresión.

La enfermedad es un problema de salud pública en muchos países.

En los casos de depresión resistente al tratamiento —cuando fracasan dos tratamientos previos administrados en dosis y tiempo adecuados— se estima que el riesgo de asesinato por suicidio se multiplica por siete.

Según un estudio reciente publicado en la revista The Lancet, hasta el 80% de las personas afectadas por la enfermedad en el mundo ni siquiera tienen un diagnóstico.

«El retraso en el tratamiento de la depresión puede corresponder consecuencias devastadoras, como la cronicidad de la enfermedad, el empeoramiento de los síntomas, la disminución de la eficacia de los tratamientos farmacológicos,la pérdida de años productivos, impacto económico y disminución severa de la productihechosd, y todo un perjuicio para su hechos familiar. La depresión debe ser tomada en serio», dice Cintia de Azevedo Marques Périco, profesora de psiquiatría de la Facultad de Medicina de la ABC y miembro del Comité de desasosiego Psiquiátrica de la ABP (Asociación Brasileña de Psiquiatría).

Muchos expertos creen que todavía hay una falta de comprensión sobre su gravedad y su impacto en la hechos del paciente y en todos los que lo rodean.

Si tú o alguien de tu círculo se encuentra apesadumbrado o en problemas, busca ayuda. Puedes encontrar aquí recursos de apoyo según tu región:

bbcmundo.com/buscaayuda

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Último artículo