miércoles, junio 29, 2022

Simón Cueva, ministro entrante de Finanzas, dice que se tomarán decisiones de consenso y no de sorpresa | Economía | Noticias

De obligada lectura

Mantuvo un encuentro con Mauricio Pozo, ministro saliente.

Pocas veces un ministro de Economía saliente y uno entrante han coincidido en un mismo espacio para poder exponer públicamente cómo queda el país y qué desafíos tiene el próximo Gobierno.

Maurico Pozo y Simón Cueva se encontraron la tarde de este jueves, aunque de manera virtual, para hablar de ese Ecuador afectado por la crisis y los escenarios futuros. Y la oportunidad ha sido un conversatorio organizado por la Universidad de las Américas.

Cueva reconoció que la transición con Pozo ha sido ordenada y que eso es bueno para la imagen del país en momentos en que algunas naciones de la región pasan por condiciones inestables.

El nuevo ministro esbozó aspectos que serán parte de su política de trabajo, como el hecho de que se tratará de buscar consensos antes que lanzar reformas sorpresa de la noche a la mañana. “Tiene que ser un sistema en el que demos más cabida a una discusión abierta, a los consensos, y que la sociedad entienda los temas”, dijo.

Guillermo Lasso anuncia catorce altos funcionarios más que serán parte de su gabinete ministerial desde el 24 de mayo

El funcionario designado para manejar las riendas financieras del país viajó semanas atrás con Pozo a Washington para visitar a entes multilaterales. Cueva explicó que para salir de este complejo escenario se necesitará de apoyo de esos organismos internacionales.

“Habrá temas importantes que discutir con ellos; con el FMI hay un acuerdo en curso, un acuerdo que hay que profundizar y probablemente discutir en ciertos aspectos en el ritmo de avance del ajuste fiscal…”, afirmó Cueva.

Si bien son organismos que tienen abierto el apoyo a Ecuador, Cueva aseveró que las fuentes de financiamiento tienen limitaciones. De allí que también —dijo— serán necesarios “esfuerzos solidarios” de la población.

“La mitad de la población vive con menos de $ 550 mensuales, y la otra mitad, todos los que ganamos más que eso, somos parte del 50% más rico de los ecuatorianos, y por lo tanto, estamos llamados a ser parte de los que hagan el esfuerzo”, dijo Cueva.

En línea con lo que ha anunciado el presidente electo Guillermo Lasso, Cueva se mostró partidario de un país más abierto en materia comercial, que sea capaz de atraer las inversiones y de dar más espacio al sector privado para que ayude a salir de esta crisis.

Pese a los problemas económicos, Cueva mostró optimismo por el futuro y que el país tenga un “entorno más bonito”, porque hay economías que se están recuperando y eso permite un crecimiento posible para las exportaciones. También miró con optimismo la mejora en los precios del petróleo.

La economía que entrega Pozo

Con ocho meses a cargo de las finanzas del país, Pozo dijo ante Cueva que deja un país con avances en el orden fiscal, con un mejor panorama que hace cuatro años, y un déficit fiscal que se ha reducido de $ 8.700 a $ 7.000 millones. Mencionó que la meta para este año es de $ 3.900 millones.

También aseguró que el tamaño del presupuesto, con gastos y amortizaciones, entre el 2019 y la fecha se ha reducido en cerca de $ 3.000 millones, y se han disminuido gastos en materia de intereses de deuda.

Simón Cueva, el ministro de Economía y Finanzas de Guillermo Lasso, es referente en macroeconomía a nivel nacional e internacional

El ministro saliente sostuvo que se ha avanzado en reformas como la determinación de los derivados del petróleo, que buscan evitar el contrabando.

Sostuvo que quedan proyectos en el horno, como reformas en el ámbito tributario, pensional, laboral, aranceles y mercado de capitales. Además, habló de que tenían planes de un bono productivo emitido en los mercados internacionales, con aval de multilaterales, para canalizar recursos a través del sistema financiero. En esto se barajaban cifras de $ 400 a $ 500 millones.

En materia de bonos, Pozo indicó que, a raíz de la pandemia, la base de beneficiarios creció. Entre los bonos Joaquín Gallegos Lara, bonos a empleados públicos, de desarrollo humano y de desempleo hay 700.000 beneficiarios, lo que significa desembolsos por $ 1.000 millones.

Entre los desafíos que tendrá el próximo Gobierno, Pozo consideró que hay trabajo que hacer con respecto al tamaño del Estado, que “sigue siendo excesivo”, y los costos de producción, que “son altos”. Y dijo que una de las “papas calientes” que deberá administrar el nuevo ministro será el tema de las reformas a las pensiones.

Además, aconsejó dar el espacio al sector privado como un socio importante para ayudar a la generación de empleo. En este punto coincidió con Cueva, quien se mostró partidario de dar más apertura a este sector. (I)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Último artículo